MINAGRI CONSTRUIRÁ QOCHAS EN ZONAS ALTAS DE ICA PARA FORTALECER LA PRODUCCIÓN DE PEQUEÑOS AGRICULTORES

  • Qochas y otras obras serán construidas por la Unidad Ejecutora “Fondo Sierra Azul” como estrategia para incrementar la seguridad hídrica agrícola en esa región

(Ica, 21 de marzo de 2019).- El Ministerio de Agricultura y Riego (MINAGRI) construirá este año una diversidad de qochas en las zonas altas de la Región Ica, como parte de la estrategia de incrementar la seguridad hídrica en las tierras agrícolas altiplánicas de la región, donde se encuentran los agricultores de menores recursos económicos.

Las obras serán ejecutadas por la Unidad Ejecutora “Fondo Sierra Azul” (UEFSA) del MINAGRI, en el marco del programa “Siembra y Cosecha de Agua”, cuyo compromiso es participar en las regiones del país con la construcción de qochas, zanjas de infiltración y actividades de forestación, entre otras.

Así se dio a conocer en la exposición “Siembra y Cosecha de Agua por la Vida y la Productividad en el Campo”, ofrecida por el “Fondo Sierra Azul” en conjunto con el Gobierno Regional de Ica, para capacitar a autoridades municipales y comunidades en la formulación de proyectos y ser beneficiarios de las obras.

El evento se llevó a cabo en la sede de la Municipalidad Provincial de Nazca en el Foro “A 10 Años de la Ley 29338 de Recursos Hídricos”, con motivo de la celebración del Día Mundial del Agua, que fue inaugurado por el alcalde Julio Elías Lucana y contó con la asistencia de burgomaestres provinciales y distritales, equipos técnicos y líderes de comunidades iqueñas.

La exposición estuvo a cargo del Ing. José Huayra Conislla, especialista en Proyectos, quien dio a conocer el enfoque sectorial implementado y las modalidades de intervención, los requisitos y aspectos técnicos a tener en cuenta en el proceso de formulación de los expedientes técnicos de proyectos de siembre y cosecha de agua, con los que podrán acceder al financiamiento del fondo.

El ponente recordó a los asistentes que la siembra y cosecha de agua además de brindar seguridad hídrica a los pequeños agricultores, está a la vanguardia de la lucha contra los efectos del cambio climático, al mantener el ecosistema de las cuencas alto andinas que, con la debida disposición de agua, pueden incrementar sus cultivos y mejorar su calidad de vida.